El derecho a la alimentación

¿Sabías que todas las personas tenemos derecho a alimentarnos adecuadamente? Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el acceso a los alimentos es derecho individual y una responsabilidad colectiva en todo el mundo.
La Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 proclamó que “toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure la salud y el bienestar, y en especial la alimentación”. Casi 20 años después, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (1996) elaboró estos conceptos más plenamente, haciendo hincapié en “el derecho fundamental de toda persona a estar protegida contra el hambre”.
Sin embargo, aquí hay una diferencia que es preciso destacar: ¿Es lo mismo hablar del derecho a estar protegidos contra el hambre, a hablar del derecho a tener una alimentación adecuada?
Sin dudas son cosas diferentes, pero ambos están fuertemente ligados. La protección contra el hambre es fundamental, porque significa que el Estado tiene la obligación de garantizar el acceso a los alimentos a todas las personas para que puedan seguir viviendo. Observado desde esta perspectiva, el derecho a los alimentos es indispensable y está intrínsecamente ligado al derecho a la vida.
Aún así, el Estado debe hacer todo lo posible para que las personas puedan proveerse de alimentos adecuados para llevar una alimentación saludable. En otras palabras, las personas deberían tener acceso físico y económico en todo momento a los alimentos en cantidad y de calidad, adecuados para llevar una vida saludable y activa. Para considerar adecuados los alimentos se requiere que además sean culturalmente aceptables y que se produzcan en forma sostenible para el medio ambiente y la sociedad. Por último, su suministro no debe interferir con el disfrute de otros derechos humanos. Con esto nos referimos a que no debe ser costoso adquirir suficientes alimentos para tener una alimentación adecuada.

La relación entre los derechos
Sin la posibilidad de acceder a los alimentos, sobre todo aquellos que son sanos para nuestro organismo, las personas no pueden llevar una vida activa: estudiar y aprender, tener un empleo, cuidar a su familia y desarrollarse como personas. Entonces, podemos decir que el derecho a los alimentos atraviesa la totalidad de los derechos humanos.
Ahora bien, cuando hablamos de alimentos indispensables para la salud nos referimos a aquellos que se encuentran en el óvalo nutricional y nos ayudan a llevar una vida saludable. Estos son:

  1. Frutas y verduras de todo tipo y color.
  2. Panes, cereales, pastas, harinas, féculas y legumbres.
  3. Productos lácteos como leche, yogures o quesos.
  4. Amplia variedad de carnes rojas y blancas.
  5. Aceites, frutos secos y semillas.
  6. Agua potable en cantidad.

Fuente:
Derecho a los alimentos. Educ.ar.
Recuperado de: https://cdn.educ.ar/dinamico/UnidadHtml__get__2c166b48-52da-4433-baca-7d736d837373/14397/data/677a737f-c852-11e0-82c3-e7f760fda940/anexo1.htm

About the author