Consejos prácticos para elaborar una propaganda

Como ustedes ya saben, en esta edición de Fruteá Tu Escuela queremos que nos cuenten cuál es la fruta estrella que se produce en su provincia y por qué esa fruta es importante para todos. Para eso, les proponemos que utilicen las herramientas de una propaganda para pensar su trabajo.

Pero antes de arrancar a trabajar tenemos que preguntarnos… ¿qué es una propaganda?

Concepto de propaganda

La propaganda es un tipo de discurso que apela a modificar alguna conducta o forma de pensar de su lector u oyente, y para hacerlo se vale de un conjunto de medios, métodos y técnicas que logren persuadirlo y apelar a su sensibilidad.

A diferencia de la publicidad, la propaganda no persigue fines comerciales, sino más bien tiene como objetivo la difusión de ideas y opiniones. Por esta razón, si queremos lograr que la fruta de nuestra provincia sea la elegida en todo el país, podemos utilizar la propaganda para convencer a nuestros receptores explicándoles, por ejemplo, sus beneficios, sus particularidades y por qué es importante su producción para nuestra región.

Asimismo, la propaganda también puede ser usada para tratar otros temas de enorme importancia, como la concientización ambiental, la lucha contra las drogas, el alcohol y el tabaco, o contra la discriminación en todos sus tipos. De esta forma, mientras la publicidad pretende influir en decisiones de consumo, la propaganda busca incidir en aspectos morales.

Características de una propaganda
  • Persuasión: Para lograr sus objetivos, la propaganda tiene que lograr convencer a los receptores del mensaje. Al persuadir a las personas se intenta modificar un comportamiento, ya sea el de un pequeño grupo o bien el de una comunidad completa.
  • Subjetividad: Las propagandas no tienen una finalidad informativa ni educativa -aunque puedan valerse de estos elementos para llevarse a cabo-. Como su intención es convencer, recurre a la subjetividad (es decir, a los propios ideales y puntos de vista) para lograr su objetivo.
  • Estética: Para elaborar una propaganda se utilizan recursos que llamen la atención del público y que resulten atractivos para las masas. Los gráficos cargados de colores, las grandes letras y los mensajes que apelen la emoción del destinatario lograrán conseguir los objetivos propuestos.
¿Cómo elaborar una propaganda efectiva?
  1. Pensar en el objetivo

Recuerden que la finalidad de promocionar una fruta de producción local es que en cada rincón del país la conozcan y la elijan. ¡Tienen que hacer que su mensaje llegue muy lejos!

  1. Buscar la información

Conozcan a fondo aquello que quieren promocionar. En este caso pueden investigar acerca de los beneficios de esta fruta; indagar por qué su producción es importante para nuestro país y para otros países; probar su sabor, su textura y compararla con otras frutas… ¡Estén realmente convencidos de que su fruta es la mejor! Este trabajo de investigación no sólo les dará las herramientas necesarias para elaborar su propaganda, también les servirá como instrumento para convencer al público.

  1. Adecuar el mensaje al soporte

Aquí es donde el equipo tiene que tener en cuenta cuál será la modalidad de participación (¿Desde Casa o Desde el Aula?), y en base a eso adaptar lo que quieren decir al soporte propuesto por el concurso. Saquen provecho del soporte elegido, investiguen sus particularidades y piensen de qué forma puede ayudarlos a transmitir el mensaje de la mejor manera.

  1. Pensar la estrategia

Una vez que tengan delineado el objetivo, hayan investigado sobre el tema y elijan el formato sobre el cual trabajar, piensen en estrategias argumentativas. Tengan en cuenta cuáles serán las palabras, frases, oraciones o imágenes que puedan ayudarlos a convencer al público. También pueden optar por utilizar música o efectos de sonido para llegar a las emociones de su receptor, o jugar con imágenes animadas que maravillen a todos -siempre teniendo en cuenta las particularidades del soporte elegido, claro-. Lo importante es encontrar la forma de transmitir un mensaje convincente, que genere emociones y sensaciones.

  1. Compartir la propaganda con otros

La mejor forma que de saber si su propaganda funciona es mostrándosela a otras personas ajenas al grupo y preguntándoles acerca de sus impresiones y opiniones sobre el trabajo. Si el mensaje es comprendido, ¡entonces han hecho un buen trabajo!

About the author